martes, 26 de febrero de 2013

EL ART NOUVEAU Y LA JOYERÍA








Sería repetirme si dijera aquello de que “en arte todo está realizado”, pero así es. Y cuando el arte y la creatividad parecen entrar en una línea monótona que no despierta nuestros sentidos es cuando en todas las disciplinas se echa la vista atrás para resurgir de las cenizas y decir “todo tiempo pasado fue mejor” o por lo menos “todo tiempo pasado nos enseñó”. Pues bien, el Art Nouveau (este blog 26.2.2011) buscaba precisamente crear algo diferente, renovar el arte y aunque finalmente quedó en una utopía, sirvió para que todas las disciplinas se vieran inmersas en el movimiento. Se sirvieron sobre todo de la naturaleza, de las formas orgánicas, y de las formas femeninas como fuente de inspiración y aunque se desligó de movimientos anteriores, también miró hacia el romanticismo.

 



 
Ninguna disciplina fue ajena a este movimiento, pero sin duda fue la joyería la que se vio profundamente transformada y no solamente en sus diseños, sino por pasar de ser un simple objeto bello destinado a un sector determinado de público, a convertirse en una pieza de arte. 

 



 
El joyero evolucionó de simple diseñador a artista. Del diseño isabelino, preciosista pero que apenas había evolucionado y cuyo principal valor estaba en los diamantes, se pasó a utilizar todo tipo de materiales y piedras semipreciosas. Y entre todos esos materiales tuvieron cabida el vidrio, el hierro, los esmaltes, en una palabra, todo era factible de ser convertido en una pieza artística gracias a las manos del artista-joyero porque el fin de estos era crear piezas de arte.

 





Me siento más identificada y cercana a toda representación minimalista en cualquier disciplina, pero no puedo dejar de detenerme en las joyas Art Nouveau ya que no cumpliendo precisamente las premisas de un arte minimalista, el Modernismo, en cuanto a joyas se refiere, tuvo una enorme significación para la joyería por los laboriosos y ricos trabajos que se realizaron en las piezas inspiradas en esa época. 

 



 
La riqueza de una pieza modernista en joyería es de un alto valor porque radica, no solo en el valor económico, sino en tener la habilidad y creatividad de saber crear una joya, una pieza de arte, con materiales no nobles y sobre todo, con materiales que hasta ese momento no se asociaban a la alta joyería.


 





El hierro, el vidrio, el ámbar, el marfil, los esmaltes y todo tipo de materiales se convierten en joyas preciosas gracias al buen hacer del joyero-diseñador. Y no podría ser de otra forma teniendo como fuente de inspiración la propia naturaleza con sus bellas y redondeadas formas.


 



Lo mismo que sucedió con la arquitectura, con el mobiliario, o con otras disciplinas la joyería modernista quiso representar un arte que rompía con materiales, diseños y estéticas obsoletas, que se renovaba y que además de inspirarse en las formas naturales también incorporaba materiales de esa revolución industrial como el hierro o el vidrio.






En el Art Nouveau todo valía para llevar la belleza hasta un estamento más popular. Se pretendía socializar la belleza por decirlo de alguna manera, y la joyería no podía ser ajena a esta revolución. Por otra parte hay que tener en cuenta que el movimiento pretendía a su vez huir de una producción masiva de los objetos o piezas, por lo cual la joyería iba a cumplir perfectamente todas las aspiraciones en las que se basó el Art Nouveau.






Que fuentes de inspiración sean la naturaleza y las formas orgánicas también ayudan a los diseños de joyas. Esas formas redondas, suaves y naturales son perfectas para que sirvan de ensamblaje al ámbar, al jade o simplemente para ser adornadas con bellos esmaltes. 








También tenemos que hacer hincapié en la gran importancia que este movimiento daba en sus diseños a las formas femeninas. Asociamos con mucha frecuencia las joyas a la estética femenina y esta fue profusamente utilizada en el Art Nouveau, desde las curvas delicadas, pasando por los abundantes cabellos ondulados o los amplios vestidos drapeados. Las joyas ayudaron a resaltar esa tendencia a la sensualidad y a una estética basada en el despertar de los sentidos.


 



 Fueron muchos los representantes del Art Nouveau (llamado Modernismo en España y América) pero cuando se habla de Art Nouveau en joyería se debe de nombrar sin duda a René Lalique. El fue el que hizo que las joyas fueran piezas inspiradas en la naturaleza y el que abrió el camino de este estilo a otros como Fouquet, Eugène Tourrete, Marcel Bing, Bucherón y muchos más.
Fue en la Exposición Universal de París de 1889 dónde René Lalique presento sus obras que en esa ocasión no tuvieron gran existo. Tendrían que pasar unos años para que su obra comenzara a ganar seguidores. Como toda aquella creación diferente y rompedora, la mayoría de las personas, aunque admiraban su obra no la encontraban comercial. Poco a poco sus colores, formas y diseños fueron introduciéndose a nivel popular hasta llegar a ser un referente en la joyería.

La naturaleza fue sin duda base de su inspiración y en cuanto a técnica desarrolló una combinación de metales, gemas y una gama cromática no demasiado amplia pero que fue su sello personal. Todo ello para ofrecer unos diseños que no tenían límite y que hasta ese momento eran impensables.


 


 
Si he mencionado la figura de la mujer con sus formas como parte importantísima en todo el movimiento Modernista, Lalique iba a dar rienda suelta a su fantasía para crear, inspirándose en la figura femenina y la propia naturaleza, piezas en las que lograba una metamorfosis entre ambas.
No es de extrañar que la joyería surgida dentro de ese movimiento fuera considerada revolucionaria si tenemos en cuenta que durante siglos pensar en joyería era centrarse en diamantes, gemas y piedras preciosas, una joyería fina dirigida a un determinado comprador. 

 



 
Con este movimiento el diseño cobra un gran valor y sobre todo afirma que las piedras preciosas por si solas no son garantía de obras de arte. La prueba de ello fueron las joyas que se crearían en ese momento utilizando los materiales que hemos mencionado y que se alejan bastante de los materiales nobles.

 



 
Vidrio, marfil, esmaltes, piedras de todo tipo elaborados con una técnica exquisita que llegaba hasta ocultar los engarces con el objetivo de no desviar la vista del propio diseño. Técnicas como el cloisonne que con sus hilos de oro permiten repartir el espacio para depositar bellos esmaltes, efectos vidriera con los propios esmaltes y un sin fin de técnicas que hizo que la joyería fuera sin duda considerada un arte y además un arte que caló en todo el público no solamente en un sector elitista. 


 



 
Y es que no se puede olvidar que esos artistas eran también finos artesanos formados en las técnicas del siglo XX, con sus materiales innovadores y que dominaban la maestría del oficio. Nunca mejor que en este movimiento se ha podido ver la maestría de un oficio elevada al status de arte.




Todo ello dio como fruto las bellas joyas que aun hoy en día sirven de modelo para muchos diseñadores que vuelven su mirada a aquel movimiento como fuente de inspiración para sus colecciones que en muchos casos ya están ocupando museos.




NOTA:

Para la lectura de entradas anteriores, abajo a la derecha en Archivo  “picar” en los años y meses. Se desplegarán los títulos correspondientes a cada fecha.

Para mejor visualizar la fotografía “picar” con el ratón encima de las que interesen.

Para la elección de otro IDIOMA ir con el cursor al final de la página.

Fuentes utilizadas:
Archivo propio y la red
Para la fotografía :
Las mismas

10 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mentxu de la Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maru dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mentxu de la Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mentxu de la Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
corma - joyas en plata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mentxu de la Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isolda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mentxu de la Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.