domingo, 29 de marzo de 2009

LEYENDA O REALIDAD?




¿SABEIS QUE ES EL SINDROME DE STENDHAL Y PORQUE SE LLAMA ASÍ?


Es una enfermedad psicosomática que provoca taquicardia, vértigo, confusión e incluso alucinaciones ante una obra de arte. Yo puedo decir que la sufrí al encontrarme por primera vez ante el David de Miguel Ángel (el auténtico no la réplica).



Dicen que la mayoría de los la sufren tienen entre 26 y 40 años. Son en su mayoría solteros. (yo lo era). Han preparado el viaje en solitario lejos de itinerarios marcados por agencias y grandes grupos (yo así lo había hecho) viven el esplendor de Florencia en solitario y para ellos el viaje supone una expectativa en sus vidas. Para mi lo fue. Decidí que volvería y así lo hice para poder completar mi formación en arte.


Y por que se llama así?


Tiene esta denominación por el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal (seudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en su visita en 1817 a la Basílica de Santa Cruz (La Santa Croce) en Florencia, Italia, y que publicó en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio.

Parte de la Fachada de la Santa Cruz (Florencia)

Dicen que el novelista tratando de no perderse ni un detalle para su diario, pasó todo un día admirando iglesias, museos y galerías de arte y se conmovió a cada paso con el derroche magnífico de cúpulas, frescos, estatuas y fachadas. Pero de pronto, al entrar en la majestuosa iglesia de Santa Croce, se sintió aturdido, con palpitaciones, vértigo, angustia y una sensación de ahogo que lo obligó a salir para tomar aire. El médico que lo revisó le diagnosticó "sobredosis de belleza" y desde entonces ese síntoma se conoce como «"Síndrome de Stendhal".
El escritor había descubierto un mal que desvela a millones de viajeros de todo el mundo y de todos los tiempos cada vez que pisan Florencia: es tan bella que aturde los sentidos.



Basílica de Santa María dei Fiore (Florencia)


Para comprobar el "Síndrome de Stendhal" hay que entrar en la Santa Croce, magnífica iglesia franciscana que alberga sobrecogedoramente la vida y la muerte, las tumbas de florentinos célebres (Miguel Ángel y Galileo, entre otros) y la genial luminosidad y pureza de los colores de los frescos de Giotto y sus discípulos. Afuera, el sol crea figuras sobre el mármol de la fachada y el presente vuelve a la manera florentina, con los jóvenes estudiantes de Bellas Artes que despliegan sus obras sobre el suelo. Aunque ha habido muchos casos de gente que sufría vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galleria degli Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él. El síndrome de Stendhal, más allá de su incidencia clínica como enfermedad psicosomática, se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico.


Frescos de Giotto en el interior de la Santa Cruz (Florencia)


(Fuentes consultadas: la propia red y archivo propio)